Llega la hora de los cambios en el Gabinete

Se acerca el final de un año atípico para las gestiones de gobierno tanto en el plano nacional, como en el provincial y el municipal. La pandemia impuso su agenda relegando los planes que muchos había previsto para el 2020, cada uno con sus particularidades y necesidades.

Junto al fin de ciclo se inicia un año que trae consigo un importante desafío electoral. En el país con la renovación legislativa y en la provincia con 103 cargos en juego que van desde diputados nacionales, pasando por diputados provinciales, algunas intendencias y concejalías.

De allí que los gobiernos de los tres ámbitos –nacional, provincial y municipal- empiezan a hacer un balance de las actuaciones de sus funcionarios, desde los ministerios hasta áreas de menor envergadura en donde sin embargo se gestionan numerosos trámites que requieren celeridad y responsabilidad.

A nivel nacional, el presidente Alberto Fernández introdujo hace pocos días un cambio en uno de los ministerios que más cuestionamientos había recibido: el ministerio de Hábitat que era conducido por María Eugenia Bielsa (primera vicegobernadora de la provincia de Santa Fe en 2003) y que pasó a manos de Jorge Ferraresi, intendente de Avellaneda y vicepresidente del instituto Patria, un think tank de la propia Cristina.

Precisamente ese cambio, sobre el que hubo muchas especulaciones, llegó luego de una carta que la vicepresidenta hiciera pública y en la que habló de “funcionarios que no funcionan”.

Ese fue el tercer cambio de gabinete que lleva adelante el presidente Fernández en menos de un año gestión. El primero en irse fue Alejandro Vanoli, del Anses, cuando estalló la polémica por el desmanejo para la gestión del pago a jubilados en los primeros meses de la pandemia.

El segundo cambio fue en el ministerio de Energía, con la partida de Sergio Lanziani que fue reemplazado por el diputado de Neuquén, Darío Martínez.

En el ámbito provincial aún retumban los ecos de la partida entre aplausos el 16 de julio pasado, del ministro de Obras Públicas e Infraestructura, Felipe Tomasevich –luego de 12 años en distintas funciones destacadas dentro del Gabinete de Alberto Rodríguez Saá. Las atribuciones de esa cartera quedaron en manos del secretario General de la Gobernación, Alberto Rodríguez Saá (h).

Para asumir su nuevo mandato en diciembre 2019, Rodríguez Saá diseñó un nuevo esquema de colaboradores que incluyó la Jefatura de Gabinete de ministros, en manos de Natalia Zabala Chacur y bajo cuya órbita quedó finalmente la secretaría de Transporte.

En el camino del 2020 hubo un desdoblamiento el ministerio de Justicia, Seguridad, Gobierno y Culto, que empezó en manos de Fabián Filomena, pero que cedió Seguridad a manos de Luciano Anastasi, desde el 10 de agosto pasado.

La evaluación del Gobernador involucra a todas las áreas del Gobierno. En pocos meses más habrá una elección y el Gabinete provincial siempre necesita de interlocutores, activos políticamente y no sólo gestionadores administrativos, aunque esta tampoco es una tarea menor. Romper las barreras que la burocracia levanta a diario en cualquier administración no es poca cosa tampoco. De la idea, a la materialización en obra, hay un largo camino por transitar.

Esta mirada involucra también a los gabinetes de todos los municipios que harán lugar a los llamados “gabinetes electorales”, no es una observación exclusiva de Terrazas del Portezuelo.

En la ciudad de San Luis, el intendente Sergio Tamayo también ha realizado a lo largo del año algunos cambios y su equipo está en observación.

El último fue el miércoles pasado con la renuncia del secretario de Hacienda municipal, Andrés Fábrega. En su lugar asumió Nicolás Carpio, quien se desempeñaba en el área Rentas de la Municipalidad. Esa renuncia llega justo cuando toma temperatura un posible pedido de Interpelación al intendente, por ceder el cobro de la tasas y servicios municipales a manos de la empresa Edesal y con un 8% de ganancia por esa gestión.

A fines de junio se había producido la primera renuncia en la intendencia puntana con la partida de Sergio Calderón, y su reemplazo en la secretaría de Infraestructura de la Municipalidad de San Luis, por Lucas Ross.

Los Ejecutivos evaluán los desempeños de sus colaboradores teniendo claro que se viene un año con un calendario electoral en el que el mes de octubre está señalado en rojo –si se hacen coincidir las elecciones provinciales con las nacionales-, aunque también está la posibilidad de que se analice conveniente despegarse y adelantar la fecha de los comicios para los cargos provinciales y municipales.

Se vienen los cambios de gabinete.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *